Recluso denunció falta de tratamiento médico

restrepo

 

El hecho que hayamos cometido errores no nos quita el ser humanos

El siguiente texto es la opinión y responsabilidad del autor y no compromete la opinión y responsabilidad del medio aquiestamos.net

 

Yo, Anderson Camilo Restrepo Callejas; nacido en Coloncito estado Táchira, Venezuela el día 09 de abril de 1986, criado en Medellín con C.C. 1.036.601.600 de Itagüí- Antioquia, estoy actualmente recluido en la cárcel de Bellavista ubicada en el municipio de bello-Antioquia, en el pabellón #12 de discapacitados. Con reseña #273444 y # único 54895. Condenado a 110 meses de prisión por los delitos de homicidio y porte ilegal de arma de fuego y otro caso por otro porte ilegal, asentados aquí en Medellín en el juzgado 4to de ejecución de penas y medidas; juez encargado. El señor Jorge Eliecer Olano Asuad.

preso

Resulta que el día 14 de enero del año 2001 cuando apenas contaba con 14 años de edad me hirieron en la espalda con un arma de fuego y me robaron una bicicleta en la q andaba, ocasionándome una lesión medular a nivel (T10-T12), dejándome parapléjico utilizando una silla de ruedas de por vida, esto causó una gran depresión para ese tiempo en mí, y me dieron múltiples escaras en toda la región sacra debido a las cuales he padecido la mitad de mi vida necesidades, enfermedades, calamidades, he permanecido muchas veces hospitalizado por largos periodos de 8, 4, 2, meses a lo largo de mi vida.

Pero siempre cuando me he sentido con la suficiente fuerza y energía me ha gustado luchar y superarme y he estudiado y trabajado en algunas profesiones para sobrevivir y costearme los implementos q necesito para mis curaciones, debido a esas escaras me han practicado muchas cirugías plásticas en el cuerpo y también una colostomía (para defecar por un costado del abdomen), con el fin de no infectarme y con el propósito de cuando me cierren las escaras completamente también me cierran la colostomía. Desde esa fecha en el año 2001 y hasta el día de hoy han pasado más de 13 años y nada de eso ha sido posible, no he podido recuperar al menos esa parte.

Después de esa calamidad que me dejó postrado en la silla de ruedas pasaron algunos años y decidí comenzar de nuevo mis estudios y tratar de adaptarme a la vida en estas condiciones y por esos días apareció nuevamente el personaje que años atrás me había disparado atentando contra mi vida y dañando mi integridad física, mi (VERDUGO).

Al sentirme atormentado por los recuerdos tan dolorosos que me traía cada que lo veía cuando yo iba a estudiar y sus actos de burla, me sentí intimidado a recibir un nuevo ataque por parte de él y el día 12 de agosto del año 2006 le quite la vida disparándole con un arma de fuego y ocho días después de ese hecho yo recibí mis grados como bachiller el día 19 de agosto de 2006 con la satisfacción de haber superado muchos obstáculos de esa etapa tan dolorosa de mi vida, pero con la tristeza de no poder hacer una carrera y seguir creciendo como persona útil a la sociedad por qué sabia las consecuencias que traían consigo el grave error qué había cometido.

Después de mis grados las escaras qué siempre he padecido volvieron a infectarse y fui al hospital general de Medellín donde siempre me han tratado, me han hospitalizado en repetidas ocasiones y me dejaron nuevamente casi 2 meses más. Allá deben tener mi historia clínica.

Cuando salí de alta, llevaba 8 días en mi casa de reposo y el día 20 de noviembre de ese mismo año 2006 fueron por mi 3 agentes vestidos de civil y me capturaron cuando aún tenía los puntos de la cirugía qué me acababan de hacer en la región del coxis atrás en la cadera, yo nunca escape, nunca puse resistencia, acepté los cargos y dije el motivo por el cual había cometido el delito actuando en contra de la vida de ese señor, y me condenaron, 110 meses de prisión sin darme más beneficios qué el de una prisión domiciliaria por cuestiones de salud por lo cual no se me permitía trabajar ni estudiar, debía estar en mi casa encerrado siendo una carga para mi familia y sin poder ir al hospital.

Estando en mi casa en prisión domiciliaria recibí amenazas contra mi vida y la de mi familia por parte de algunos familiares del señor a quien le quite la vida y mande al señor juez una carta pidiéndole protección pero lo único que me autorizo fue un cambio de domicilio sin ninguna garantía de vida, por lo cual me fui lejos de mi casa del lado de mi familia y conseguí nuevamente un arma para mi auto protección y solo iba a visitarlos por ahí cada 4 o 5 meses entraba a la madrugada cuando nadie me veía a las 4 o 5 am y salía al otro día a esa misma hora y así pasaron casi 2 años hasta que un día en octubre de 2009 otra vez me capturaron mientras hacia una de esas visitas.

Nuevamente acepte cargos y ese día el juez de control de garantías me dejo libre al ver q yo no representaba ningún peligro para la sociedad qué solo era un hombre desesperado por salvar mi vida y nuevamente me dejo en domiciliaria y cuando el caso paso a conocimiento del señor juez 4to quien está encargado de mi proceso nuevamente me requirió para qué me presentara pero en esa misma fecha el día 14 de diciembre de 2009 asesinaron a mi hermano Wilson Antonio García Restrepo en circunstancias aún dudosas.

Debido a eso al ver el dolor de mi familia por haber perdido a mi hermano y al verme a mi preso y en mis condiciones en este lugar, yo decidí alejarme un tiempo de todo y me salí del país para Venezuela aún con mi dolor también pensando en mi hermano muerto y lejos de mi casa pero siempre tratando de darme fuerza y no dejarme caer para qué mi madre no sufra más y allí me radique durante casi tres años donde trabaje en diferentes instituciones y colegios como docente en educación especial para personas con diversidad funcional intelectual en semana y los fines de semana daba clases en la misión Ribas pagada por el gobierno Venezolano del señor Hugo Chávez, allá tuve la oportunidad de hacer muchas cosas útiles para la sociedad, Pero debía pagar mis errores aquí con la justicia para poder seguir mi vida como un ciudadano integro y sea aquí en Colombia o allá donde tengo esa oportunidad de trabajar como me gusta.

Regresé a Colombia a ver a mi familia y enfrentar mi situación legal de algún modo en enero de 2013 y un mes después el día 11 de febrero de 2013 mientras me encontraba compartiendo un fresco y saludando algunas amistades y conocidos del barrio donde vivía, en ese momento llegó una patrulla de policía y me capturaron y al otro día apenas aclaró el amanecer me trajeron para acá para esta prisión.

He mandado certificados médicos míos, de la defunción de mi hermano, del trabajo qué realicé en Venezuela, pero todas las peticiones que he hecho han sido negadas, según el señor juez por la procedencia de los delitos qué he cometido. De esta misma forma al ver qué nada de eso sirvió le mande otra carta pidiéndole una prisión hospitalaria para que al menos pueda tratarme esas escaras que tengo en un lugar adecuado para mi integridad y así poder seguir pagando mi condena aquí tranquilo y al menos sano de esas escaras porque yo se que entre más tiempo pase sin hacerme tratamiento más pierdo defensas y ya cuando salga no voy a tener la misma fuerza de ahora q aún estoy joven.

Pero todo eso fue negado él me respondió que la salida para el hospital era a criterio del director y los médicos del INPEC quienes son los encargados de mi custodia. Mandé tutelas a CAPRECOM que es la entidad encargada de mi salud aquí en este lugar.

Al director también le han llegado algunos recibos de las facturas de la compra de insumos que yo necesito para mi curación y aseo personal, esos me los compra mi familia afuera con la ayuda de mis hermanos y algunos amigos y conocidos de buen corazón que conocen mi situación y me colaboran porque, aquí NO ME PROPORCIONAN esos insumos, pero hasta ahora nada ha servido.

Durante todos estos años de mi vida desde que padezco las escaras y la silla de ruedas y colostomía, mi familia, esas personas de buen corazón y yo mismo hemos tenido que correr y costear todos esos insumos y gastos sin ayuda de ninguna entidad del gobierno. Insumos tales como:

-Rollo de Gasa para curación de 100 yardas
-microporos y cintas de enmascarar
-pastillas de metroniazol y antibióticos para evitar las infecciones por dentro y por fuera de las escaras
Vitaminas como complejo B y C para la perdida de tejidos y sangrado constante de las escaras.
-caja de guantes quirúrgicos para las curaciones.
-bolsas y galletas para la colostomía #70 de convatec.
Sondas para cateterismo # 14 y 16.
-cojines de agua especiales antiescaras, colchones anti escaras, sillas de ruedas. Etc

Todo esto lo hemos tenido que sacar nosotros mismos y aun estando aquí en este lugar donde se supone que el INPEC debe encargarse de esos insumos mientras yo este aquí y de mi tratamiento médico y no lo hacen. Cada que mando alguna tutela me sacan al hospital como para que vean que cumplen en algo pero no es cierto y no es justo q nos traten así.

Con todo esto les pido encarecidamente nos colaboren con mi situación a mí y a muchas personas que también están aquí como yo en iguales o peores condiciones. El hecho que hayamos cometido errores no nos quita el ser humanos y ciudadanos, le agradezco encarecidamente en nombre mío y de mi familia y de todos aquí que están necesitando esa ayuda, ese llamado que ustedes quieren hacer.

Dios los Bendiga SIEMPRE a usted y toda su familia.Y desde ese día hasta la fecha de hoy nunca me han bajado a la Alpujarra ni me han hecho ninguna audiencia porque según yo ya estoy condenado hace tiempo, no sé bien que procesos han armado en mi contra después de esto. Solo tengo el beneficio de rebajar 6 horas como discapacitado pero no más.

Resulta q al señor juez yo le he mandado por escrito en varias ocasiones cartas con todos los documentos q prueban todo lo que aquí relato y pidiéndole detención domiciliaria, acumulación de penas, algún beneficio o alguna rebaja para poder salir a trabajar y estudiar o tratar mi salud.

 

Anderson Camilo Restrepo

 

COMENTARIOS:

COPYRIGHT © 2013 aquiestamos.net - Prohibida su reproducción total o parcial.

Scroll to top