El antes y el ahora de la mujer colombiana

Las mujeres colombianas son un maravilloso aporte a la riqueza cultural del país

El siguiente texto es la opinión y responsabilidad del autor y no compromete la opinión y responsabilidad del medio aquiestamos.net

 

mujer colombiana

 

Por: Aseneth Cañas

 

Las mujeres colombianas son un maravilloso aporte a la riqueza cultural del país, no sólo gracias a su imagen de mujer físicamente atractiva aunque su principal belleza radica en su sistema de valores que la catalogan como cariñosa, efusiva, sentimental, honesta y trabajadora sino también a la representación de un estereotipo de mujer liberada.

Hemos dejado de lado la identidad de mujer netamente doméstica, promovida por refranes como: “la que es de su casa, lava, limpia, cose, guisa y amasa”, con sus respectivas limitaciones de género donde el sexo de una persona enmarcaba diferencias sociales apoyadas por un imaginario colectivo que interiorizaba aspectos discriminatorios que subvaloraban el papel femenino.

Se promovió entonces un erróneo sistema de creencias donde se creía que las mujeres no debían tener los mismos derechos del hombre como el derecho al voto, a trabajar, a capacitarse o a ejercer cargos públicos. Con dicho sistema se arraigaban mitos urbanos como el conservar la virginidad antes del matrimonio, una de las formas de limitar la sexualidad femenina o la no práctica de juegos infantiles, como el montar en bicicleta porque era un juego de varones.

Son muchas las luchas y avances en la emancipación y autonomía de las mujeres, las danzas colombianas por ejemplo son un apoyo al desarrollo de la cultura y a la llamada liberación femenina ya que permitió a la mujer inmiscuirse de manera distinta en la sociedad mostrando su belleza, fogosidad y ritmo asumiendo un papel importante, convirtiendo el folclor en un patrimonio inmaterial que regionaliza nuestro territorio.

Esperemos entonces que patrimonios materiales como la estatua de la India Catalina, una digna representante de belleza y gallardía nos hagan sentir orgullosas de nuestros ancestros que lucharon por la erradicación de la discriminación y el machismo y no sea solo la representación de premios faranduleros.
Bienaventuradas somos por no nacer en la época del ritual que consideraba la mujer impura por su sangre menstrual porque es preferible que las mujeres sean promovidas por la publicidad de los medios como símbolos sexuales con la iconografía de mujer ideal con cuerpo de barbie que vivir coartadas en un país que nos pertenece.

COMENTARIOS:

COPYRIGHT © 2013 aquiestamos.net - Prohibida su reproducción total o parcial.

Scroll to top