La Mesa de DDHH, hace pública la denuncia en contra la directora regional del INPEC, Imelda López

Ponemos en conocimiento la grave situación que se presenta con la directora regional de la zona Noroccidental del INPEC, Imelda López Solórzano.

El siguiente texto es la opinión y responsabilidad del autor y no compromete la opinión y responsabilidad del medio aquiestamos.net

 

IMELDA

 

 

Medellín 17 de julio del 2014
Señor
ANGELINO GARZÓN
Vicepresidente de Colombia.

 

ASUNTO: Denuncia Contra la doctora la directora regional de la zona Noroccidental del INPEC, Imelda López Solórzano.

 

La Mesa de derechos Humanos del Valle de Aburrá es una organización social que promueve la defensa, promoción, y divulgación de los Derechos Humanos en la ciudad de Medellín y su área metropolitana. Ponemos en conocimiento la grave situación que se presenta con la directora regional de la zona Noroccidental del INPEC, Imelda López Solórzano. Desde que fue posesionada en su cargo, le hemos solicitado el ingreso a la cárcel NACIONAL BELLAVISTA, dicha visita es solicitada por los internos que quieren hablar con nosotros sobre su situación que están viviendo en esta cárcel.

Debido a la problemática de la infraestructura de la cárcel nacional de Bellavista que de por cierto está en condiciones deplorables, el 09 de julio del año en curso, la Mesa convoco a funcionarios de la personería, la defensoría y la procuraduría, con el ánimo de inspeccionar el estado actual de los pabellones y patios de la cárcel.

Después de realizarse esta actividad nuestro objetivo sería programar un debate público en el Concejo de Medellín sobre el futuro de esta cárcel, por motivo de que las condiciones de Bellavista van delimitando a medida que transcurre el tiempo. Bellavista, a diciembre 31 de 2013, tenía una población de 6896 internos, para una capacidad locativa de 2424, es decir, presenta una superpoblación de 4472 internos, de los cuales 1442 son sindicados.

La actividad la solicitamos para la fecha de 17 de julio de 2014, en hora 9:00 am. El anterior movimiento fue denegado por parte de la Dirección Regional noroeste, la cual nos respondió con una carta de la siguiente manera: “En atención a solicitud enviada por la Mesa de DDHH, por medio de la cual solicitan ingresar a este establecimiento penitenciario y carcelario para el día 17 de julio de 2014 a partir de las 09:00 horas con el interés de inspeccionar el estado actual de los pabellones y patios, me permito informarle que se elevó consulta a la Direccional Regional Noroeste solicitando su concepto de viabilidad frente a la actividad programada por la mesa de DDHH y convivencia, obteniendo como concepto la no viabilidad de dicha actividad con la presencia de medios de comunicación, por consiguiente no se autoriza la realización de la actividad solicitada”.
Los derechos humanos en Colombia son unos de los más difíciles de entender, explicar y así mismo de hacer respetar. Desafortunadamente existen personas con poder político, sin conciencia y sin las más mínimas intensiones de respetar los derechos humanos y se hacen llamar muy orgullosamente directores o empleados estatales. Pero detrás de eso no hay otra cosa distinta que la arrogancia, la ineptitud y la otra cara mala de lo que son los derechos humanos, la única preocupación es la alimentación diaria de la fuerza de poderes y el desconocimiento de los derechos y en especial de las personas privadas de la libertad que finalmente son los que sufren los rigores de estos malos directores.
Nuestra función puede llevar a una pregunta ¿Por qué la Mesa de Derechos del Valle de Aburrá, hemos de preocuparnos por lo que suceda con las personas que se encuentran privadas de la libertad? la molestia que surge ante esta posibilidad es una molestia moral. Es la molestia de alguien doblemente preocupado: por una parte, por aquel ser humano que es sometido a sufrimientos espeluznantes dentro de las cárceles, y, por la otra, por aquel ser humano que, fuera de ellas, es sometido a la inseguridad y a los riesgos resultantes de la inefectividad del sistema penitenciario en la tarea de reprimir el delito. Esta molestia moral, sin duda, celebra la exigencia de “solucionar” urgentemente la problemática penitenciaria y rechaza toda posición que pretenda justificar o minimizar la gravedad de ésta.

Esta pregunta es lo suficientemente inquietante cómo para tomarnos en serio la tarea de examinar más a fondo el orden moral de la doctora Imelda, que cómo directora del Inpec debe respeto al otro, porque es desde allí donde nace la necesidad de una unión civil bajo leyes, nuestro compromiso va ligado en visibilizar las problemáticas y violación de poblaciones vulnerables cómo lo es la carcelaria, y aún más en el estado de la infraestructura qué se encuentra Bellavista, ya que el patio de 5 está desocupado hace 4 meses y se está cayendo a pedacitos, por eso quisimos visibilizar esta problemática por medio de entes de control, para definir el futuro de este centro penitenciario pero la Sra. Imelda López Solórzano está obstruyendo y desviando nuestro objetivo.

Este no es el primer caso dónde la Sra. Imelda quiere silenciar de manera inhumana. El gobierno reacciona cuando los guardianes se niegan a recibir más detenidos, cuando los presos deciden hacer huelgas de hambre, o cuando hay enfrentamientos entre los presos o de éstos con las autoridades y se vuelve a hablar de crisis penitenciaria. Pero como decía, esto es algo periódico: se repite con una regularidad increíble. A veces se toman algunas medidas que logran calmar temporalmente algunos síntomas de esas crisis, para empezar nuevamente un ciclo, que rápidamente llegará al mismo punto.

Por todo lo anterior hacemos un llamado a la comunidad nacional y a organizaciones solidarias para qué ejerzan observación a este acto de intolerancia por parte de la directora del INPEC, a fin de prevenir vulneraciones a los derechos fundamentales de los carcelarios.

 

Mesa de Derechos Humanos del Valle de Aburrá.

carcel

COMENTARIOS:

COPYRIGHT © 2013 aquiestamos.net - Prohibida su reproducción total o parcial.

Scroll to top