La toma de Buriticá por parte de la Continental Gold: historia de despojo y acumulación de tierras

face2

 

Por ello la sociedad Antioqueña se debe poner en alerta con el avance de todos los proyectos mineros y hacer un alto, pues mientras la multinacional expande su control territorial, se invierten importantes recursos en formalización, y ayuda humanitaria para “consolidar” los territorios donde las grandes empresas instalan sus jugosos negocios, mientras se evidencian graves violaciones a los derechos humanos y al derecho al territorio.

 

El siguiente texto es la opinión y responsabilidad del autor y no compromete la opinión y responsabilidad del medio aquiestamos.net

 

María Soledad Betancur Betancur

 

Mientras la multinacional minera Continental Gold acapara títulos mineros y tierras en el municipio de Buriticá y municipios vecinos, y el Ministro de Minas y Energía, Amilkar Acosta, anuncia que Buriticá será uno de los tres proyectos que jalonara la Locomotora Minera, los mineros informales, estigmatizados y criminalizados, son expulsados por la fuerza con graves violaciones a sus derechos humanos.

De la mano del Gobierno (nacional, departamental y municipal); del Ejército, del ESMAD y de la Policía, avanza como un relojito el objetivo de la Continental Gold (en adelante CGL) iniciar fase de producción en 2014 en su principal proyecto de explotación de oro en Colombia llamado “Buritcá”.

En este empeño la función de la empresa ha sido acaparar tierra y títulos mineros: El primer paquete grueso de tierra y títulos los obtuvo el Grupo entre los años 1990 y 2007, año en que se funda la CGL. Con este acumulado ya le daba para cotizar en la bolsa de Toronto en el año 2010, año en el que reportaba un proyecto de 18.000 hectáreas 100% propiedad de la compañía. Este reporte de hectáreas en sus informes ha subido conforme se expulsan mineros informales del Municipio de Buriticá. Para agosto del 2011 ya el reporte de propiedades ascendía a 22.457 hectáreas, en octubre de 2012 a 28.920 hectáreas y un mes después ya estaban reportando 57.641 hectáreas. En su informe a los inversionistas sobre el balance del año 2013 el área acumulada por la compañía alcanza 59.095 hectáreas.

La Continental Gold afirma que “el Proyecto Buriticá comprende un área acumulada de 59.095 hectáreas en el Departamento de Antioquia en el noroeste de Colombia. El área del proyecto se compone de 15 concesiones registradas que cubren 13.729 hectáreas, 30 concesiones pendientes de registro para un total de 43.693 hectáreas y cinco solicitudes de concesión.

Este acelerado proceso de apropiación ocurre en un municipio que en el año 2001 presentó altos niveles de desplazamiento forzado, y al que entre los años 1997 y 2007 le fueron despojadas por grupos paramilitares 10.400 hectáreas de las 36.400 que tiene, ocupando el segundo lugar entre los municipios con mayor despojo en Antioquia después de Yondo. Un estudio que hace el análisis de despojo para el periodo 1997-2004, muestra como el Occidente antioqueño representó más del 50% de las tierras abandonadas en Antioquia, casi todas en el municipio de Buriticá que representó el 47,9% de las tierras abandonadas en Antioquia, prácticamente el total abandonado en la subregión de Occidente.

¿Se está reeditando ese proceso de desalojo, ahora desde la legalidad?

El copamiento territorial alcanzado entre los años 2011 y 2013 estuvo acompañado de solicitudes legales llamadas “amparos administrativos”, concedidas por las autoridades mineras que en concreto significan voladuras de entables de mineros informales, muchos de ellos personas que toda su vida habían vivido de la actividad minera en el municipio. De estos amparos administrativos, 36 se ejecutaron en julio de 2012 en minas donde trabajaban 600 mineros informales, como lo reporta el periódico El Tiempo. Uno de los mineros entrevistados afirma que: “solo pude recuperar un pico y la pala. Pero de qué me sirven si ya no tengo donde trabajar”.

Esta licencia dada a CGL por los “amparos administrativos”, le permite a la compañía volar las bocaminas de los mineros informales con la institucionalidad del Gobierno local, la policía y el ejército. El 25 de abril ocurrió una de tantas tragedias en las minas de Buriticá, “…Esta vez mientras se hacían trabajos de voladura en una bocamina de la Continental Gold quedaron atrapados más de ciento cincuenta mineros que se encontraban trabajando. Rubén Darío Gómez explica que el impacto fue tan fuerte que ocasionó el desplome de la mina El Platanal, sobre otras dos bocaminas que se encuentran intercomunicadas entre sí… Las autoridades reportaron 95 heridos y los habitantes de la región dicen que todavía quedan por lo menos 40 personas sepultadas, una cifra que no se puede determinar exactamente por las condiciones de informalidad en las que se trabaja, no hay registros ni familias que los reclamen, solo el testimonio de los mismos mineros rescatados. La mayoría de las minas del sector tiene solicitud de formalización, pero sólo después de esta última tragedia sus solicitudes aparecen rechazadas, como es el caso de la mina El Platanal. En estos momentos se adelanta una investigación de carácter nacional por estos y otros hechos ocurridos en Buriticá, mientras continúan las acciones de estigmatización y persecución en contra de los pequeños mineros”. Así lo narra Aniela Heredia en crónica publicada este año en el Periódico Periferia. Por ello los familiares de los mineros muertos han entablado una demanda contra la multinacional.

Ese tránsito entre las 18.000 hectáreas de 2010 y las 59.095 reportadas en 2014 –un Incremento del 328% de la tierra en su poder en el proyecto Buriticá-, se hizo a la par que se rompía la principal barrera que tenía a su paso: los mineros informales. Según el Alcalde, Carlos Mario Varela, en julio de 2012 la empresa había interpuesto más de 70 amparos administrativos y a él como autoridad local le tocaba ejecutarlos pero la voladura de los entables mineros es responsabilidad de la empresa.

Entre los años 2012 y 2014, desalojos masivos de mineros, voladuras de bocaminas que dejan decenas de mineros heridos y varios muertos son el pan de cada día en Buriticá, un municipio que de una semana para pasó de ocho policías a 190 miembros de la Fuerza Pública para garantizar su “consolidación”.

Miles de mineros que llegaron de las regiones de Occidente, Bajo Cauca y Nordeste atraídos por la fiebre del oro que despertó la “Locomotora Minera” aunada a la falta de oportunidades en territorios que tienen más de un 50% de sus necesidades básicas insatisfechas, fueron desalojados a sangre y fuego por las autoridades acompañadas de ejército y policía que, con su estrategia de legalidad, venían a amparar a la dueña del Municipio: la continental Gold. Esta última requería vencer los obstáculos para emprender su “emocionante” inicio de producción en 2014. Así en los reportes entregados en junio de 2014 a sus inversionistas muestran como el cronograma se cumple a cabalidad, incluido el resultado que para ellos y los gobiernos local, departamental y nacional son los “subcontratos de formalización minera”.

Mientras desalojaban mineros informales, lograron la aprobación de la ley 1658 del 15 de julio de 2013 sobre disposiciones para comercialización y uso del mercurio, pero que extrañamente, dentro de lo que la norma llama otras disposiciones, está contemplado en su artículo 11 lo que la ley define como “incentivos para la formalización”. Esta incluye en su primer aspecto los llamados “subcontratos de formalización”. Así reporta el balance de este periodo la Agencia Nacional de Minería.

“Es importante resaltar que desde octubre de 2013 la Gobernación de Antioquia, el Ministerio de Minas y la Agencia Nacional de Minería realizaron un diagnóstico detallado de las situaciones de riesgo y condiciones de seguridad, en las cuales se estaban llevando a cabo las explotaciones mineras en el municipio de Buriticá y determinaron los riesgos existentes entre los que se encontraron el uso de explosivos no convencionales, derrumbes, el cierre de explotaciones abandonadas sin el debido cierre técnico… Actualmente la Agencia Nacional de Minería está apoyando técnicamente el plan de Intervención Integral Buriticá 2013-2015 de la Gobernación de Antioquia, de la mano con la Defensoría del Pueblo, Procuraduría, Corantioquia, Ejército y ESMAD Policía Nacional en los sectores San Antonio y Los Asientos de este municipio, ubicados en una zona declarada como zona de alto riesgo.”

Paradójicamente, del riesgo identificado y de las prácticas nocivas para el territorio estaba excluida la CGL, pues a la par que se adelantan subcontratos de formalización, Corantioquia sancionaba a la multinacional en noviembre de 2013 por contaminar las aguas del municipio con Plomo y Cianuro. La sanción consiste en una multa de de 2.947 millones 500 mil pesos, que en 2014 todavía no había pagado CGL.

Por ello no es extraño que la CGL se sienta altamente agradecida con las instituciones de Colombia y Antioquia, por su diligencia en allanarles el camino hacia su fase de producción, y así lo expresa en el reporte entregado a sus inversionistas en marzo 11 de 2014:

“El logro de estos hitos es importante para la reducción del riesgo y poder avanzar en el proyecto Buriticá,” comentó Mark Moseley-Williams, Presidente y Director de Operaciones de Continental. “Quiero agradecer personalmente al Ministerio de Minas, la Agencia Nacional de Minería, Corantioquia y el Gobierno de Antioquia por unificar de manera tan efectiva y ofrecer el marco estructural para la primera formalización que adhiere bajo la nueva Ley 1658 del 15 de julio de 2013. Este gran proceso abre el camino para futuros procesos de formalización en Colombia.”

El resultado a 2014, es que en la geografía de Buriticá, no caben más los mineros ancestrales y artesanales que hicieron la historia del municipio y menos los informales atraídos en los últimos años por la fiebre del oro, criminalizados por la política oficial que funge de legislador de las grandes empresas multinacionales. Por eso, la otra cara de la moneda en este municipio la ponen los mineros informales que quedan excluidos de cualquier posibilidad de que les sea entregado un título o se les respete como mineros que ancestralmente han vivido de la minería en el municipio.

Para el caso de Antioquia, el Municipio de Butiricá es el preludio de lo que se extenderá por todos los cientos de municipios en que se han entregado concesiones y títulos mineros, el peso de los costos ambientales y sociales recaen sobre los pequeños mineros y los informales, pero se esconde todo el drama de expropiación por la fuerza y con distintas estrategias que con la venia y la regulación hecha a la media de las multinacionales mineras está ocurriendo en el país. La Continental Gold en su informe a inversionistas en el año 2014 reporta proyectos que suman 153.787 hectáreas:

Por ello la sociedad Antioqueña se debe poner en alerta con el avance de todos los proyectos mineros y hacer un alto, pues mientras la multinacional expande su control territorial, se invierten importantes recursos en formalización, y ayuda humanitaria para “consolidar” los territorios donde las grandes empresas instalan sus jugosos negocios, mientras se evidencian graves violaciones a los derechos humanos y al derecho al territorio. El Gobierno departamental en cabeza de Sergio Fajardo, debe evaluar a fondo el modelo completo que ha operado en Buriticá, incluyendo la memoria histórica del conflicto, asunto que no parece ser tenido en cuenta por la autoridad minera departamental para diseñar la política de tratamiento a los conflictos que se viene generando por la mancha que expande la “Locomotora Minera” sobre los territorios del departamento y el país. Igualmente se debe exigir agilidad y profundidad en las investigaciones por los hechos que han llevado a la muerte de mineros en el municipio y que ya muchas voces muestran indicios de la responsabilidad de la Contiental Gold, como lo planteo el diputado, Jorque Gómez, en la Asamblea Departamental. ¿Sera que le tenemos que pedir visa a la Continental Gold para entrar a Buritica? En ello es inadmisible que se gasten los recursos públicos del departamento de Antioquia.

 

María Soledad Betancur Betancur

Coordinadora del Observatorio de Derechos Humanos del IPC

 

Tomada de: http://www.ipc.org.co/agenciadeprensa/index.php?option=com_content&view=article&id=1032:la-toma-de-buritica-por-parte-de-la-continental-gold-historia-de-despojo-y-acumulacion-de-tierras&catid=78:general&Itemid=176

COMENTARIOS:

COPYRIGHT © 2013 aquiestamos.net - Prohibida su reproducción total o parcial.

Scroll to top