Mesa de Derechos Humanos del Valle de Aburrá en riesgo de desaparecer

Medellín, 31 de octubre de 2014

mesa desaparecer 1

 

 

 

Uno de los procesos ciudadanos que reúne organizaciones de Mesas de Derechos Humanos, sindicalistas, víctimas, desplazados y líderes de restitución tierras, está a punto de cerrar sus puertas debido al aumento de amenazas en contra de sus integrantes y por la falta de apoyo institucional.

Con el atentado en días pasados al líder Jonathan Echeverri, miembro de la Mesa de Víctimas de Antioquia, quien se encuentra con Medidas Cautelares por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, los integrantes de la Mesa, notaron la magnitud del riesgo que están asumiendo al ser defensores de los Derechos Humanos a lo que se le suma la falta de apoyo de la Alcaldía de Medellín y del mismo Estado colombiano.

La Mesa de Derechos Humanos es un referente importante para la denuncia en contra de los actos violentos de los grupos armados de la ciudad pero también una voz que exige del Estado resultados en protección de la vida y la dignidad humana.

Es una organización ciudadana que surgió de la necesidad de la existencia de una organización que visibilizara distintas violaciones a los Derechos Humanos de poblaciones urbanas y rurales que han sufrido el rigor de la guerra. Hoy la Mesa de Derechos Humanos tiene a muchos de sus líderes amenazados, sin dejar de mencionar que estos no cuentan con las condiciones de una vida digna, ya que ellos no reciben una retribución económica por su labor.

Uno de los casos es el de James Zuluaga, coordinador de la Mesa de la Comuna 13 San Javier, padre de una niña de 3 años de edad a quien no puede ver por culpa del conflicto urbano, él recorre con un chaleco antibala los distintos barrios para movilizar y concientizar a su comunidad en torno a los derechos humanos, en una comuna donde está prohibido hablar de estos temas. Su voz se escucha en cada espacio popular en contra la violencia, pidiendo oportunidades para los jóvenes de su sector y un mejor futuro para su comuna, una voz que fue impulsada por varios de sus compañeros de lucha que hoy se encuentran inmersos en el conflicto, presos o muertos. En su discurso se siente el llanto por esos jóvenes que ya no están y la tristeza de esos niños que juegan a la guerra real, vigilando las montañas citadinas y que inocentemente esperan la hora de la muerte.

A pesar de las amenazas y de la falta de recursos, personas como James, siguen protestando, denunciando y movilizándose, buscando la manera de excluir a los más pequeños del conflicto y evitando su reclutamiento en grupos armados.

James fue uno de los líderes que gestionó el presupuesto en Derechos Humanos en las Jornadas de la Vida y del Presupuesto Participativo, con el fin de que estos recursos llegaran a su comunidad, pero fue todo lo contrario, nuevamente como en años pasados, la Administración Municipal repartió el presupuesto sin tener en cuenta a su mesa, a su proceso y suponemos que su pecado es no hace parte de la rosca política. Como con James, la realidad se repite en varias organizaciones sociales y comunitarias y especialmente con la Mesa de Derechos Humanos del Valle de Aburrá, que cumplió tres años sin presupuesto y por ser una organización que denuncia y exige de sus gobernantes protección y garantías en pro de la defensa de los Derechos, siempre es excluida a la hora de asignar recursos económicos en la ciudad, lo que es contradictorio, ya que la Mesa de Derechos Humanos del Valle de Aburrá, hace parte del Plan de Desarrollo de esta administración y por ende, la alcaldía debería destinar un presupuesto ordinario para su funcionamiento.

Lanzamos públicamente una alerta temprana, advirtiendo que la existencia y continuidad de la Mesa de Derechos Humanos del Valle de Aburrá, está en peligro por culpa de las amenazas en contra de la vida de sus defensores y por la falta de apoyo institucional. Esperamos que el Gobierno Nacional y la Alcaldía de Medellín, en cabeza de Aníbal Gaviria, den respuesta a dicha alerta y avanzar de uno y de otro modo en el alcance de “Un territorio para vivir dignamente” en la ciudad más innovadora y de “Todos por la vida”.

 

Mesa de Derechos Humanos del Valle de Aburrá

 

LOGO MESA DE DERECHOS

Comentarios (2)

COMENTARIOS:

COPYRIGHT © 2013 aquiestamos.net - Prohibida su reproducción total o parcial.

Scroll to top