Niños no serían los responsables de la bomba en Tumaco

Diócesis de Tumaco lamenta que  la Policía Nacional haya responsabilizado a los niños víctimas de haber sido quienes lanzaron las granadas, lo cual fue difundido ampliamente por los medios de comunicación a nivel nacional.

 

zapato

El siguiente texto es la opinión y responsabilidad del autor y no compromete la opinión y responsabilidad del medio aquiestamos.net

DIÓCESIS DE TUMACO / CURIA EPISCOPAL
CALLE NUEVA CREACIÓN CON CALLE POPAYÁN
APARTADO 307.
TELÉFONO 7271282 / FAX: 7271278

San Andrés de Tumaco 20 de mayo 2014

La Diócesis de Tumaco lamenta profundamente el asesinato de los niños PIER ANGELO
CABEZAS MONTAÑO y LUIS SEBASTIAN PRECIADO VALENCIA ocurrido en un
atentado con granada el pasado 14 de mayo de 2014 en la Vereda Chilví, jurisdicción del
Municipio de Tumaco en la vía Tumaco Pasto, en el cual también resultaron 8 policías
heridos.
Pero igualmente lamenta que en primera instancia la Policía Nacional haya
responsabilizado a los niños víctimas de haber sido quienes lanzaron las granadas, lo cual
fue difundido ampliamente por los medios de comunicación a nivel nacional.
Informaciones dignas de crédito dadas a la Diócesis de Tumaco ponen muy en duda la
versión dada por la Policía Nacional. Eran niños conocidos en el pueblo por su buen
comportamiento y estaban dedicados a actividades deportivas, musicales y teatrales. Dichos
niños usualmente, jugaban fútbol con los policías heridos y solían hacerles los mandados.
Además, las circunstancias del hecho cuestionan profundamente que los niños fueran los
que lanzaron dichas granadas, pues en ese momento se encontraban tomando gaseosa junto
a los policías y fueron los más afectados.
Apoyamos a las madres en la exigencia de limpiar la memoria, la honra y el buen nombre
de sus hijos que han sido revictimizados.
Además solicitamos que se investigue la inadecuada atención al menor Pier Angelo
Cabezas Montaño en el hospital San Andrés de Tumaco, pues llegó sobre las 4:00 p.m. y
fue atendido a las 9:00 p.m., muriendo a las 10:10 p.m. La madre suplicó a los médicos que
atendieran a su hijo pues tenía graves heridas producidas por esquirlas, el niño lloraba
mucho de dolor y sangraba por el oído izquierdo, pero los médicos no lo atendieron de
urgencia argumentando que estaba estable porque podía hablar. También constituye un
trato inhumano el hecho de que en ese estado de salud las autoridades policiales lo
interrogaran en unas cinco ocasiones utilizando palabras duras. Según testimonios, las
autoridades le dijeron a su madre que PIER ANGELO iba a ser recluido en un centro de
menores acusado de crimen culposo, concierto para delinquir y porte de armas.
El niño, quien usualmente jugaba fútbol con los policías heridos y solía hacerles los
mandados, les respondía a los policías que lo acusaban, que él no había sido, que siempre
había sido su amigo, que jugaba fútbol con ellos y que siempre les hacía los mandados que
le pedían, hechos que se constituyen en un comportamiento proscrito a la luz del derecho
internacional humanitario que prohíbe involucrar a la población civil en el conflicto, en una
zona de alta presencia de actores armados que se disputan el control social y territorial de
manera permanente. Condenamos este tipo de acciones que ponen en riesgo a la sociedad
civil y particularmente a la población infantil.

SOLICITUDES

Pedimos a la Fiscalía que investigue tan lamentables hechos de manera exhaustiva y haga
conocer a la mayor brevedad y ampliamente a la opinión pública la verdad sobre lo
sucedido.
Igualmente, queremos reiterar que de ser confirmado que los niños no fueron los autores
del hecho, solicitamos los miembros de la Policía Nacional que emitan un comunicado
público de circulación nacional e internacional desmintiendo las afirmaciones emitidas y en
el que pidan perdón a los familiares por los daños que sus afirmaciones han causado y
siguen causando.
Pedimos que se investigue estas acciones a través de las cuales la Fuerza Pública involucra
a personas o comunidades y ponen en riesgo a la población civil, que sobrevive en una zona
de conflicto entre grupos armados estatales e insurgentes.
Pedimos que se investigue el actuar y la responsabilidad de los funcionarios del Hospital
San Andrés de Tumaco y que se esclarezca por qué PIER ANGELO solamente fue atendido
hasta las 9:00 pm, tras muchas horas de espera, a pesar de que sus condiciones graves de
salud ponían en riesgo su vida.
Pedimos a la Defensoría del Pueblo, a la Personería del Municipo de Tumaco y
Procuraduría Regional y Nacional que hagan seguimiento a este caso hasta su correcto
esclarecimiento.
Pedimos a la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos
Humanos que haga seguimiento a tan lamentables hechos e inste al Gobierno Colombiano
al respeto a los derechos humanos en población de especial protección como los niños y
niñas.

Diócesis de Tumaco

COMENTARIOS:

COPYRIGHT © 2013 aquiestamos.net - Prohibida su reproducción total o parcial.

Scroll to top